HISTORIA I Había una vez 25 soldados de plomo, todos ellos hermanos, pues habían salido todos de la misma vieja cuchara. Cada uno de ellos cargaba con su fusil, mirando al frente y vistiendo su uniforme azul y rojo. Las primeras palabras que oyeron en su nuevo mundo fueron las de un niño: "¡Soldados, soldados!".El pequeño estaba festejando su regalo de cumpleaños. Todos los soldados eran exactamente iguales, a excepción de uno que tenía solo una pierna, ya que el plomo se había acabado antes de que hubieran terminado de darle forma. Pese a todo, el soldadito se mantenía de pie tan bien que el niño decidió conservarlo.

Sobre la mesa había muchos otros juguetes, pero lo que más llamaba la atención era un encantador castillo de papel. Era todo muy lindo, y, sin duda, lo más hermoso era la niña que estaba a las puertas del castillo. Era también de papel, pero tenía un vestido de gasa muy fino, y lentejuelas muy brillantes.La joven tenía ambos brazos extendidos, era una bailarina. Y su paso se alzaba tan alto en el aire, que el soldadito pensó que a ella también le faltaba una pierna. "Sería la esposa más indicada para mí," pensó, "pero vive en un palacio".

Y decidió ocultar su amor y pasar el resto de su vida mirando a la bailarina. Todas las noches, cuando la gente de la casa se retiraba a dormir, llegaba la hora en que los juguetes se ponían a jugar y divertirse visitándose unos a otros, librando batallas o dando bailes.Los soldados de plomo se aburrían en su caja, pero habían sido entrenados para tener disciplina y educación.

IMPRUDENCIA I Cierto día, la empleada vio que uno de los soldados estaba lisiado, y lo tiró por la ventana. Unos niños que pasaban vieron el juguete, y lo pusieron en un barco de papel, que se fue deslizando a lo largo de la cuneta hasta caer a la cloaca, que iba a desembocar en un río. Allí, un pez se comió al soldadito, pero él seguía impávido, fusil al hombro. El pez fue pescado y luego lo vendieron a la misma casa donde, un día, el niño había recibido veinticinco soldaditos como regalo.La misma empleada que lo había tirado, lo encontró en el estómago del pescado, y esta vez lo lanzó al fuego.

Pero, antes de caer entre las llamas, el soldadito pudo ver, por última vez, a los mismos niños y, sobre la mesa, los mismos juguetes, y también el hermoso castillo con la linda bailarina a las puertas. Vio, en la bailarina, una lágrima de papel. Poco a poco, rodeado de llamas, el soldadito empezó a derretirse. Mientras sus ropas iban perdiendo los colores, él intentaba mantener su porte marcial, con los ojos fijos en aquella a quien había jurado amor eterno. Los dos se contemplaban, tristes por la separación, contentos por la oportunidad de verse una vez más.

No se sabe cómo, pero una corriente de viento atravesó la sala y se llevó a la pequeña bailarina, que voló como un hada y acabó cayendo también en la hoguera.Al día siguiente, cuando la empleada barría las cenizas, encontró un corazoncito de plomo, que tenía en el centro una lentejuela que, como ella sabía, pertenecía a otro juguete que estaba sobre la mesa de los niños.

AUTOR HANS CHRISTIAN ANDERSEN (1805-1875)